professional_watches_cosmograph_daytona_0001_1920x1080.mp4

Cosmograph Daytona

Un reloj nacido para la competición

Cosmograph Daytona

Presentado en 1963, el Cosmograph Daytona nació como respuesta a las necesidades de los pilotos de alta competición.

Un icono unido al mundo del automovilismo de alto rendimiento por su nombre y función. Cincuenta años después de su creación, el Cosmograph Daytona sigue siendo único en la categoría de cronógrafos deportivos.

Diseño

El dominio
perfecto de
la simetría

El diseño del Daytona es un ejercicio perfectamente simétrico. Con su escala taquimétrica, sus tres contadores y sus pulsadores, el Daytona fue diseñado para ser el instrumento perfecto con el que medir el tiempo transcurrido y calcular la velocidad media en una esfera perfectamente legible, al mismo tiempo que sigue siendo el reloj deportivo más elegante de Rolex.

El Cosmograph Daytona fue creado para que los pilotos lo utilizaran como una herramienta óptima de medición del tiempo en las carreras de resistencia. El segundero central permite leer los octavos de segundo con gran precisión, mientras que los dos contadores en la esfera muestran el tiempo transcurrido en horas y minutos. De este modo, los pilotos pueden planificar con precisión sus tiempos y tácticas sin ningún tipo de error.

professional_watches_cosmograph_daytona_the_rolex_way_0001.mp4

El rendimiento del calibre 4130 deriva del uso de un embrague vertical —en lugar de lateral— para activar el cronógrafo. Esta nueva solución funciona según el principio de dos discos, uno encima del otro, que trabajan juntos por fricción de contacto directo y ofrece avances significativos —el funcionamiento del segundero del cronógrafo al apretar el pulsador de inicio y parada es sumamente preciso;

y la capacidad del cronógrafo de funcionar durante largos periodos de tiempo sin impacto negativo en la precisión del reloj.

Características

El
cronógrafo
Rolex
perfecto

El Cosmograph Daytona está equipado con el calibre 4130, un movimiento cronógrafo mecánico de cuerda automática completamente desarrollado y manufacturado por Rolex. Verdadero concentrado de tecnología Rolex, su arquitectura íntegramente rediseñada ha permitido reducir considerablemente el número de componentes de la función cronógrafo, lo que mejora la fiabilidad del movimiento.

También ahorra espacio, pudiendo albergar un mayor resorte. De este modo, amplía la autonomía de 50 a 72 horas.

Inicio, carrera, parada

En Rolex, diseño y funcionalidad están en armonía. Las funciones de cronógrafo del Daytona se activan mediante pulsadores que se enroscan, como la corona, cuando no están siendo utilizados, garantizando la hermeticidad hasta los 100 metros. Al presionar el pulsador de inicio, el de parada o el de reinicio, el cronógrafo emite un clic nítido y claro que ha sido perfeccionado usando la tecnología más avanzada.

Los relojeros Rolex perfeccionaron también el mecanismo para que responda a la presión ideal del dedo, y lo modificaron para proporcionar un inicio instantáneo y preciso del cronometraje sin renunciar a la fiabilidad.

Evoca un lugar histórico
El Cosmograph Daytona está estrechamente vinculado al mundo del automovilismo. Este cronógrafo permite a los pilotos medir el tiempo transcurrido y leer la velocidad media en su característico bisel taquimétrico.

El reloj evoca un lugar —Daytona, Florida— en el que la pasión por la velocidad y las carreras floreció a principios del siglo XX, un lugar cuyo nombre ha sido adoptado por Rolex. Por consiguiente, representa la relación histórica y privilegiada entre Rolex y el automovilismo, que fue reforzada en 2013 con la entrada de la marca en el mundo de las carreras de Fórmula 1 como Socio Mundial y Reloj Oficial.

Universo

El rey de
la velocidad

1960

Daytona Beach

Desde 1903 hasta 1935, la playa de arena firme de Daytona (Florida) se hizo famosa en todo el mundo por ser el lugar perfecto para batir récords de velocidad. Allí se lograron al menos 80 récords oficiales, 14 de los cuales fueron los de máxima velocidad del mundo.

1931

«Segundos cruciales»

1963

El primer Cosmograph Daytona

Estas hazañas del automovilismo, que despertaron interés en todo el mundo, pronto hicieron que Daytona se conociera como la capital mundial de la velocidad. Las reñidas carreras culminaron en marzo de 1935 con el récord mundial de velocidad en tierra de 276 millas por hora (445 km/h),

logrado por el piloto británico Malcolm Campbell en su famoso Bluebird. Consiguió superar la barrera de las 300 millas por hora (482 km/h) al cabo de unos meses, pero en Bonneville Salt Flats, Utah.

1965

El Cosmograph Daytona no ha dejado de evolucionar

Desde principios de los años 30, el hombre que pasará a la historia como el rey de la velocidad llevaba un Rolex Oyster. Por lo tanto, el primer Testimonial Rolex en el ámbito del automovilismo ya estaba muy ligado a Daytona.

Rolex se convirtió en Reloj Oficial del Daytona International Speedway y, para destacar la conexión de la marca con la pista de carreras estadounidense, Rolex otorgó el nombre Cosmograph Daytona a su nuevo modelo.

La Rolex 24 At Daytona, habitualmente llamada «The Rolex», marca el inicio de la temporada internacional de automovilismo. La carrera pone a prueba los límites extremos del hombre y la máquina durante un ciclo completo de 24 horas.

Cada Rolex tiene
una historia
que contar

Sir Jackie Stewart

Pruebe

el Cosmograph Daytona

en boutique

No hay nada que supere el poder experimentar de primera mano los minuciosos detalles, el peso equilibrado, la comodidad o simplemente la sensación de llevar un reloj Rolex.

Ver todos los distribuidores
No Authorized Retailers were found in your Location

Configure su
Cosmograph Daytona

También puede interesarle...

Perpetual

«Perpetual» es mucho más que un nombre en la esfera, es la esencia misma de todo lo que hacemos.